5 Experiencias cafetaleras en Puerto Rico

No existe sensación más placentera que el olor matutino de una buena taza de café que nos anuncia un nuevo día. Ese primer sorbo que nos despierta y transporta hasta esa esencia de los sembradíos de café que cubren nuestra Isla. ¡El elixir de la vida, nace desde nuestros campos! Y esa dicha la debemos disfrutar y compartir entre todos. 

Por eso, te compartimos cinco fincas cafetaleras que elevarán tu experiencia de café más allá de la taza, llevándote a descubrir su origen más puro.

1

Hacienda Muñoz

$ $ $ $ | PR-181, San Lorenzo 00754

En San Lorenzo nace un café que ha sido galardonado por tres ocasiones como el café número uno en el Coffee & Chocolate Expo de Puerto Rico. Algo que no nos sorprende, ya que la elección de ese grano perfecto que llenará tu taza de café está elaborado bajo los estándares más altos para satisfacer cada paladar. El compromiso que tiene Hacienda Muñoz de devolver el prestigio del café nuestro puede ser disfrutado por quienes le visitan y recorren toda la hacienda, descubriendo y conociendo el proceso de elaboración, su historia y degustando un café de sabor inigualable. 

2

Hacienda San Pedro

$ $ $ $ | Carretera 144 Km 8.4, Jayuya

Cuando el café corre por tus venas, la pasión se convierte en el ingrediente secreto de cada tostado y eso es precisamente lo que Roberto Atienza propone en su elaboración. El café producido en la Hacienda San Pedro es preparado con las prácticas que han seguido a la familia de generación en generación y que, hasta el día de hoy, se mantienen vivas en el proceso tradicional de secado. Cosechado desde la tradición que nos une como cultura y compartido con los visitantes que tienen la oportunidad de recorrer el campo, degustar y conocer la historia del café en Puerto Rico que se mantiene viva entre sus sembradíos. Un viaje a nuestro ayer, desde una taza de café que todos debemos probar.

3

Hacienda Tres Picachos

$ $ $ $ | Pueblo: Jayuya

Un café familiar, cultivado, cosechado, procesado y empacado por Doña Marta y su familia, quienes desde hace 40 años han trabajado para crear un café que satisfaga el paladar más exigente. La excelencia de su café se ve reflejado en la hermosura de sus alrededores, donde la experiencia de una taza de café se transforma en una conexión directa con la naturaleza. Más que ir por una taza de café, quienes visitan la hacienda van en búsqueda de ese ambiente libre, sereno y familiar al que invita este rincón cafetalero. 

4

Hacienda Tres Ángeles

$ $ $ $ | Pueblo: Adjuntas

La primera finca agroturística certificada tiene su hogar entre el clima fresco y las montañas de Adjuntas. Un escenario ideal para conectar con la naturaleza y deleitar tu paladar con una taza del café que ha sido reconocido por la Organización Mundial de Turismo de las Naciones Unidas como Campeones Mundiales de Turismo. El alto nivel de cultivo y producción es lo que ha logrado que sus granos de calidad sean reconocidos fuera y dentro de la isla. Ya que, muchos son los que se suman a los recorridos por esta hermosa finca y adentrarse a vivir la esencia de las prácticas agrícolas que crean el sabor angelical de este café. 

5

Don Ruiz Coffee Shop

$ $ $ $ | Pueblo: Viejo San Juan

El legado de café de cuatro generaciones sigue presente en Don Ruiz. Lo que nació en Eugenio Ruiz como un deseo de seguir la pasión de su abuelo por el café ha sido cultivado también en sus hijos. Quienes procesan el café con el mismo amor y seguridad de que, Puerto Rico, sigue siendo uno de los mejores destinos para el café. Y eso, lo podemos confirmar todos visitando su coffee shop, recorriendo su museo del café y próximamente con el museo del Ron. En Don Ruiz Coffee Shop, el arte y la cultura convergen para conectar a quienes prueben su café con la historia de amor que sigue vigente en cada recuerdo que decora su museo y que cuenta la evolución de la elaboración de su café.

¡Ojalá que llueva café!

En cada taza de café se narra una historia que nace desde ese campo libre, lluvioso y lleno de raíces nuestras. Conocerlo desde su origen, hace que cada sorbo disfrutado tenga conciencia ecológica, social y cultural. Dale a tu taza de café una nueva perspectiva visitando alguna de estas haciendas cafetaleras y experimenta el sabor, desde su origen.